Lectura

La lectura no se enseña, se contagia. Es por eso que los padres juegan un rol fundamental en el desarrollo lector de sus hijos, ya que son los modelos a seguir y los encargados de traspasar este hábito desde temprana edad.

¿Cómo es el hábito lector en Chile?

Según algunas estadísticas, como el estudio de Frecuencia de Lectura de Libros de GFK Adimark del 2017, se establece que un 40% de la población dice leer al menos una vez por semana, muy por debajo del promedio mundial que es de 59%. Además, el estudio internacional Pirls habla de que cuatro de cada diez escolares no entienden lo leído y 158 mil niños prox. pasa a 2do básico sin saber leer aún, según cifras del Mineduc.

Para aquellos que creen que esta noticia no es tan mala, les dejamos algunas de las razones por lo que es tan importante crear este hábito:

  • Estimula la imaginación de los niños.
  • Mejora su comprensión del mundo.
  • Amplía su conocimiento.
  • Desarrolla el lenguaje permitiéndoles expresarse mejor.
  • A través del involucramiento en las historias se fomenta la resolución de conflictos y la identificación con los personajes.
  • Compartir y conocer sus gustos.

¿Cómo incentivar la lectura?

Son varias las formas en que esto se puede lograr, pero lo principal es hacerlo desde la edad más temprana de los niños para que estos se familiaricen con la lectura y los cuentos, encuentren que esta actividad es entretenida y luego, la adopten con mayor naturalidad y ganas, ya que la lectura es un hábito que se adquiere con el tiempo.

Para lograrlo se le pide a los papás o a los familiares más importantes y cercanos que idealmente se les lea un cuento por las noches y mientras vayan creciendo, se les fomente la interacción al momento de elegir sus temáticas favoritas y se les permita a ellos “leer” aunque aún no lo hagan bien o que cuenten con sus palabras lo que ven.

Existe una organización que trabaja con este noble objetivo, es la Fundación CAP, que con su programa “Aprender en Familia” busca acercar los libros a los niños y sus familias. Para ello, cuenta con dos modalidades, según el lugar en el que estén los menores de edad: “Leer en familia” que es para escuelas y el “Mi Familia Cuenta” para jardines infantiles y salas cuna, en ambos invitan a descubrir lo entretenido y gratificante que es compartir un libro entre padres e hijos, facilitando el trabajo de las educadoras, y a la vez estrechando lazos entre familias.

Técnicas y hábitos de lectura

  • Adiós al televisor, hola libros: una buena estrategia es dedicar menos horas a las pantallas e invertirlo en la lectura.
  • Un libro nocturno: cuando ya todas las tareas del día se han hecho y viene la tranquilidad de la noche, es un buen momento para leer. No es necesario hacerlo por muchas horas, basta con algunos minutos por cada día y al poco andar ya se va a transformar en un hábito.
  • Libros cortos para principiantes: comenzar a leer con uno de muchas páginas podría ser agobiante, así que lo recomendable son libros poco extensos, con lenguaje accesible y que se relacionen con sus intereses.
  • Mejor compañero de viajes: En vez de llevar una tablet con películas para soportar un viaje largo, una buena idea es matar el tiempo leyendo y que éste pase volando.

 

Fuente: http://bit.ly/2Wqi10p

¿Te interesa saber más sobre este programa de estudios?