Sep

11

¿Fonasa Plus es una mejora para el sistema de salud pública en Chile?

Sistema de Salud Pública Fonasa

Dentro de las iniciativas de este gobierno está realizar cambios en el sistema de salud pública, es por eso que han estado trabajando en diferentes flancos que buscan modernizar y hacer más competitivo al Fondo Nacional de Salud (Fonasa).

¿Cómo es el sistema de salud en Chile?

La salud chilena se divide en prestadores públicos y privados.

  • En el primer grupo está Fonasa, a través del Sistema Nacional de Servicios de Salud (SNSS), que tiene 29 Servicios de Salud Regionales y el Sistema Municipal de Atención Primaria. Se paga con los ingresos de los impuestos obligatorios y presta servicios al 70% de la población.
  • En el otro, están las Isapres (Instituciones de Salud Previsional), que son compañías aseguradoras, las cuales ofrecen planes de salud asociados a la atención en ciertas clínicas y médicos. Cubren aproximadamente al 17.5% de la población.
    También hay un número pequeño de chilenos que pueden pagar las consultas o atención de forma particular, es decir, directo desde el bolsillo, al proveedor privado de salud.
  • También están los que son parte de mutualidades, porque fueron asociados por sus empleadores. Estas ofrecen protección exclusiva para accidentes de trabajo y enfermedades profesionales dentro de sus propias instalaciones.
  • Por último, están los miembros de las Fuerzas Armadas (Ejército, Marina, Aviación y Policía), cuyas familias son beneficiarios de CAPREDENA. Esta institución brinda atención en instalaciones y con proveedores propios. Este servicio de salud se financia con impuestos generales.

¿Es mejor Fonasa o Isapre?

Tanto Fonasa como Isapre, tienen sus pro y contras, pero claramente la elección va a depender de la renta que tenga la persona y el tipo de uso que le quiera dar al prestador.

  • Planes: Fonasa tiene el mismo plan con cuatro tramos establecidos según los ingresos. Como este sistema es solidario -ya que quienes reciben mayor renta subsidian a los de menor-, a medida que aumenta el salario se avanza en los tramos, y es menor lo que se cubre. En el caso de las Isapres, hay más de 1700 planes disponibles, los que, al ser contratados, establecen una cobertura fija, que no cambia, aunque la persona gane más. Y, si esto ocurre, se generan excedentes, que pueden usarse en farmacias o en compra de bonos. Por ley, todas las Isapres deben entregar -en todos sus planes creados-, al menos la misma cobertura que el sistema público.
  • Atención oportuna: La cantidad de gente que utiliza el sistema de salud pública es importante, de manera que muchas veces deben esperar gran cantidad de horas, hacer filas y sumarse a las listas de espera para atenciones y operaciones. En el caso inverso, las Isapres ofrecen una atención oportuna, ya que la gran mayoría de los planes contemplan una cobertura Libre Elección, dando la opción de que sus usuarios se atiendan en cualquiera de los prestadores asociados, tanto privados, como públicos.
  • Seguros complementarios: Por el solo hecho de estar en una Isapre, este tipo de seguro hará que los valores a pagar sean menores, y que la cobertura sea mayor y/o con menores deducibles.
  • Preexistencia: En el caso de que una persona sea diagnosticada con una enfermedad considerada como preexistencia, tendrá mayor protección gracias al plan contratado en la Isapre, y podría activar -dependiendo de la enfermedad- el GES (Garantías Explícitas en Salud) o el CAEC (Cobertura Adicional de Enfermedades Catastróficas). Esto le permitirá atenderse a un costo más bajo en la red de prestadores privados definidos. Si es Fonasa, primero, no se va a poder cambiar del sistema público, por ende, no podrá optar a una mejor atención ni contratar un seguro complementario. Y, si lo tuviera, este podría decidir no renovar al año siguiente.

¿Cómo funcionaría Fonasa Plus?

Uno de los focos de la Comisión de Acuerdo Nacional por una Salud Digna y Oportuna, es transformar Fonasa para hacerlo más competitivo frente a las Isapres. Para ello, la apuesta es que deje de ser un financiador del gasto de los hospitales, para pasar a ser un comprador de soluciones sanitarias, con la potestad de exigir calidad y tiempos de respuesta.

Con el objetivo de apuntar al segmento de población de mayores ingresos, este cambio permitiría generar planes “plus”, es decir, convenios atractivos en libre elección, que dan la opción de acceder a mejores coberturas ambulatorias y hospitalarias, además de servicios de hotelería superiores a los que hay actualmente en clínicas privadas o en los pensionados de hospitales. ¿Cómo lo harían los usuarios? Ellos, voluntariamente, tendrían que pagar una cotización adicional fija de 1 ó 2 puntos más del 7%.

Lo que se busca es generar un proceso de cambio de Fonasa en paralelo a la reforma de las Isapres, para que los aseguradores públicos y los privados puedan entregar los mejores servicios de salud y opciones a sus afiliados, sobre todo, a la población más vulnerable.

Fuente: http://bit.ly/2MVpPCM