Mientras que la mayoría de las personas infectadas por coronavirus –alrededor de un 80%, según la Organización Mundial de la Salud– sufre síntomas relativamente leves, otras requieren atención médica. De hecho, alrededor de 1 de cada 5 personas que contraen el virus acaba presentando un cuadro grave y experimenta dificultades respiratorias. Y esto se debe a un compromiso pulmonar.

“Lo más común es hacer un cuadro gripal, es decir, sentir dolor de cabeza y corporal, fiebre, tos, congestión nasal o dolor de garganta, que dura aproximadamente dos semanas y no pasa a mayores. Sin embargo, entre un 10% y 20% de los casos puede complicarse a neumonía y, por lo tanto, la función de oxigenar el aire por parte de los pulmones se ve afectada. La primera medida que hace de manera inconsciente el pulmón para compensar esta falta de aire es hacer un mayor esfuerzo respiratorio”, explica Ronald Reid, broncopulmonar de Clínica Universidad de los Andes.

A medida que el cuerpo sintomatiza este esfuerzo pulmonar, el especialista asegura que pueden ocurrir cuatro fenómenos: una tos muy intensa que no se puede controlar con medicamentos y que incluso, en algunos casos, provoca vómitos; fiebre alta que perdura con el paso de los días y que no baja con las medidas habituales; dolor en el tórax que se describe como una puntada similar a la sensación de que hubiese un cuchillo clavándose en las costillas y el más habitual, la dificultad de respirar, como si faltara el aire.

Pero, ¿qué exactamente califica como falta de aire? “La sensación de ahogo es equivalente a la que se siente cuando se sube rápido un cerro o una escalera de varios pisos. Es una respiración evidentemente agitada. Es normal sentirlo cuando se hace ejercicio o una actividad que requiere de cierto esfuerzo físico, sin embargo, si aparece en situaciones tan cotidianas como caminando hacia el baño, levantando algo o incluso en reposo, es una señal de que algo no está funcionando bien en el pulmón y que hay que consultar. Mientras menor sea el esfuerzo para que aparezca esta sensación, es peor”, explica Ronald Reid.

Sobre el supuesto autoexamen para detectar si se tiene el virus sosteniendo la respiración durante diez segundos y que se hizo viral a través de redes sociales, la Organización Mundial de la Salud afirmó que era falso. “El hecho de poder contener la respiración sin toser o sentir molestias no significa que no tenga coronavirus o cualquier otra enfermedad pulmonar. La mejor manera de saber si se tiene el virus, es sometiéndose a una prueba de laboratorio. Este ejercicio de respiración no solo no ayuda a salir de las dudas, sino que incluso podría ser peligroso”, señalan en la página web.

 

Fuente: https://n9.cl/tstd

¿Te interesa saber más sobre este programa de estudios?