Comunicación Efectiva en el trabajo

Los nuevos tiempos y la instantaneidad de las cosas nos han puesto cada vez más desafíos sobre cómo comunicar de forma cercana pero efectiva. Hoy en día la tendencia marca que las ppt quedaron obsoletas y el contar una buena historia es lo que importa.

Comunicación efectiva en las empresas

Es muy importante para el éxito de una organización que los trabajadores estén al tanto de lo que pasa en ella, sobre todo de las decisiones importantes, es por eso que que hay que tener claro cómo bajar un mensaje, qué canal ocupar y cuál es el tono que corresponde:

  • Canal adecuado: las grandes empresas suelen tener muchas vías de comunicación: mail, pantallas informativas, whatsapp, reuniones ampliadas, etc. Cada una debe tener su función específica para que los colaboradores no se sientan bombardeados de lo mismo y después no tomen ninguna en serio.
  • Fin específico: Si no sabes con qué propósito vas a informar, no lo hagas, vas a generar confusión y molestia. Si tienes muchos temas debes priorizar y quizás dividir los mensajes en varios canales: los más importantes en persona y el resto por escrito, a través de un correo electrónico o en un memorándum.
  • Comunicación No verbal: no hay que olvidar que todo comunica: los gestos, la ropa, los colores, el tono, la postura, etc. es por eso que es fundamental escoger muy cuidadosamente las palabras que se vayan a utilizar y tratar de ponerse en el lugar del otro cuando las escuche y para anticiparse a su reacción.
  • Ser consistente: Sin importar el tema que se vaya a comunicar; si es interno o externo o el canal que se utilice, hay que asegurarse que todo tenga la misma línea editorial, la que refleja la cultura  organizacional y los valores corporativos. Si esto no se logra, los mensajes se pueden malinterpretar y generar desconfianza, lo que se podría traducir en un ambiente de trabajo negativo.

¿Cómo es la comunicación interna en grandes empresas?

Primero debemos definir qué es Comunicación Interna: es la información constante que se le entrega a los colaboradores de una empresa y que influye sustancialmente en los objetivos y resultados de la compañía. A través de ella se trasmite la cultura, se motiva, se moviliza, se compromete al equipo humano y también se retiene a los mejores.

Con esto claro, podemos entender que todo tipo de empresa, pequeña, mediana o grande deben darle la importancia que tiene el mantener a sus trabajadores fidelizados y comunicados. En el caso de las grandes organizaciones, los canales que tienen a su disposición se multiplican o se profesionalizan y también el tipo de comunicación es más diverso en base a estas categorías:

  1. Comunicación descendente, habla sobre la forma más básica de comunicarse. Surge desde las altas gerencias o directivos y baja según los distintos niveles de jerarquía. Tiene como meta difundir instrucciones, objetivos y políticas y para esto se puede usar el manual y las reuniones informativas.
  2. Comunicación ascendente, donde los mensajes van de abajo hacia arriba, es decir nacen en la base de la organización para subir a las más altas esferas. Le dan la chance a los trabajadores de plantear ideas y sugerencias, así como dar retroalimentación, lo pueden lograr a través de buzón de sugerencias o por e-mail.
  3. Comunicación horizontal, que surge entre pares, o colaboradores con el mismo nivel jerárquico. La mayor parte de este tipo de comunicación es informal pero cuando es una práctica de la empresa se generan ambientes laborales colaborativos y con mucho trabajo en equipo. Algunas herramientas que se usan en esta categoría son las redes sociales, y las reuniones interáreas.

Alternativas a PowerPoint según la compañía Amazon

Hay algunos líderes de opinión que creen que las reuniones alrededor de un power point son una pérdida de tiempo, uno de ellos es Jeff Bezos, el CEO de Amazon, que decidió que en su empresa los ensayos de más de 6 páginas es lo que se usa. Pero ¿por qué este cambio?

  • Primero porque nuestros cerebros están diseñados para comprender historias y vivencias, y son estas las que quedan, más que una estructura o diapositiva.
  • Segundo, porque al estructurar un argumento, este debe tener sentido, ser creíble, tener una razón y sobre todo generar una emoción, la que sí genera recordación y empatía.
  • Y por último, el cerebro no está preparado para recordar información en formato de lista, sí lo hace cuando es una foto o una idea.

Fuente: http://bit.ly/2TjMxmf

¿Te interesa saber más sobre los programas de estudios de Unab Online?