smart city

Ya hemos explicado la importancia que está tomando la IA para las empresas y comercios, pero hay un ámbito en el que también está marcando tendencia y aún más, está transformándose en una revolución: la creación y diseño de ciudades más sustentables, inteligentes y capaces de responder en tiempo real a las necesidades de sus habitantes.

Smart Cities y la infraestructura autocurativa

Las Smart Cities son, como su nombre lo dice en inglés, ciudades inteligentes, que tienen la capacidad de utilizar la tecnología, la información y la comunicación para crear mejores infraestructuras para todos. Un ejemplo de ello son los materiales auto reparables ¿habían escuchado este término? Ahora vamos a conocer uno de ellos: el hormigón.

Este producto que es usado en puentes, carreteras y construcciones fue analizado por ingenieros de la Universidad de Delft, en los Países Bajos, para desarrollar un prototipo de bio-concreto que puede reparar sus propias grietas. ¿Cómo? Con cápsulas diminutas de bacterias productoras de piedra caliza, distribuidas en cualquier estructura de concreto y mezcladas con el lactato de calcio. Esto logrará que al momento en que el concreto se agriete, la entrada de aire y humedad despierten a las bacterias para que se alimenten del lactato de calcio circundante, ya que produce un sellador natural de piedra caliza que puede rellenar grietas en solo tres semanas, mucho antes de que ellas puedan amenazar la integridad estructural de la construcción.

Uno de sus descubridores señala que además de todo lo antes explicado, lo que lo hace más especial aún es que la bacteria productora de piedra caliza puede sobrevivir en el concreto por más de 200 años y sólo “trabajar” cuando éste está dañado.

También se ha hablado del plástico de autocuración que serviría como un material útil en el espacio ya que los ayuda en las misiones espaciales, previniendo las rupturas de hábitats y barcos a una velocidad récord. Y el grafeno, que está compuesto por una red de panal de abeja 2D más de 200 veces más fuerte que el acero, pero ultra delgado de espesor.

La inteligencia artificial y la recolección de data

En la actualidad, sin datos y gestión de ellos no hay inteligencia y eso lo saben bien los que están pensando en las ciudades del futuro integrando IA, con las velocidades de conexión 5G y dispositivos vinculados a la Internet de las cosas (IoT). Con esto esperan que pronto los vehículos puedan comunicarse entre sí, que los sistemas de infraestructura se auto arreglen y que los usuario del transporte público puedan pagar su pasaje a través del reconocimiento facial, por ejemplo.

Esto va a pasar cuando las ciudades y países sean capaces de integrar los miles y miles de datos de tráfico, movimientos humanos, transacciones individuales, cambios de clima, entre otros, que hoy en día están desperdigados en diferentes instituciones, tanto públicas como privadas. Cuando se logre, nos va a permitir hacer un análisis en tiempo real de los flujos de información del lugar y así aprovechar las tecnologías para automatizar los servicios públicos, optimizar el tránsito, volver más inteligente a los sistemas de seguridad y planificar de mejor manera lo urbano y la infraestructura receptiva.

Un lugar que lleva la delantera en esta materia es Hangzhou en China, que lanzó un proyecto llamado City Brain, que tiene como objetivo construir una de las ciudades con mayor capacidad de respuesta de datos del planeta. Esto lo quiere lograr gracias a cámaras y sensores instalados y desperdigados por todas partes, los que entrega información a un centro de IA que es capaz de:

  • Supervisar a la población de 8 millones de residentes aprox.
  • Gestionar en 128 intersecciones las señales de tráfico y al mismo tiempo coordinar más de 1000 señales de carretera.
  • Hacer seguimiento a las ambulancias que van en dirección a alguna emergencia y despeja sus caminos desde y hacia los centros asistenciales.
  • Dirigir a la policía de tránsito a accidentes en tiempo récord
  • Ayudar a los funcionarios públicos en la toma de decisiones, como por ejemplo, si hay una calle con poco tráfico acelerar el cambio de semáforo a los peatones o viceversa.

Además de todo esto, hay algunos investigadores que establecen que este aprendizaje automático se puede utilizar para predecir pandemias o la propagación de virus, gracias a los datos de vigilancia de gran cantidad de población; análisis a partir de datos de redes sociales, geolocalización masiva y sensores urbanos.

¿Cómo son las ciudades con auto energía?

Esto lo podemos responder tomando como ejemplo el Plan estratégico de Dubai 2021, que fue lanzado por el Primer Ministro de los Emiratos Árabes Unidos, Sheikh Mohammed bin Rashid Al Maktoum hace tres años. Ahí definió una Estrategia de Energía Limpia con la que busca obtener el 75% de su energía de fuentes limpias para 2050. Para eso pretende:

  • 25% de sus necesidades energéticas provengan de la energía solar en la próxima década.
  • Impresión 3D del 25% de sus edificios.
  • 25% del tránsito automatizado y sin conductor.
  • Instalación de árboles artificiales, para aprovechar la energía solar, darle WiFi gratis a la ciudad junto con pantallas de mapeo de información y puertos de carga.
  • Aviones no tripulados que tienen la capacidad de integrar a las personas con los sistemas de transporte público.
  • Impulsar diseños de plantas de desalinización subacuática y medidores y redes inteligentes.

 

Fuente: http://bit.ly/2ZsZKO5

¿Te interesa saber más sobre los programas de estudios de Unab Online?