Endeudamiento

Hay que partir de la premisa que no toda deuda es mala, ya que muchas veces ayuda a alivianar la carga económica mensual pagar algo en cuotas. Por lo tanto el tema no es evitarlas, sino ordenarlas y por sobre todo, pagarlas en la fecha establecida.

¿Cuál es el nivel de endeudamiento de los chilenos?

Más de 4,2 millones de hogares chilenos están bajo la alerta roja del endeudamiento, cifra entregada a fines del año pasado en un estudio realizado por chiledeudas.cl en base a datos entregados por el Banco Central.

En 2010 el endeudamiento era de un 36% del PIB y en 2017 se elevó a un 46%. Si esto lo transformamos a pesos tomando el PIB nacional -que hace dos años era de US$250 mil millones aprox.- la deuda de las familias nacionales sería de US$115 mil millones y de esa fecha hasta ahora no ha parado de subir. Si vamos al detalle, lo que se debe en préstamos de consumo y créditos automotrices, representaba el 42% de los pasivos financieros totales de los hogares.

¿Cómo salir las deudas responsablemente?

Hoy en día son varias las alternativas para tratar de arreglar el panorama, pero siempre hay que tener en cuenta que mientras antes uno declare el problema y busque ayuda es mucho mejor. Alguna de las alternativas que se pueden tomar son:

  • Consolidación de la deuda: se suma todo el monto que se debe y se divide en cuotas plazos más accesibles de pago, de hasta 4 o 5 años si es necesario. Lo bueno de esta forma es que da tranquilidad y orden y evita costos innecesarios de mora, además de permitir que en el futuro se pueda optar a créditos. Pueden tomarlo quienes tienen cuotas vencidas de no más de 90 días.
  • Compra de deuda: esta es la opción que tienen aquellos que están al día en sus pagos. Pueden consolidar cada una de las deudas en una sola entidad financiera, permitiendo tener un monto fijo de pago mensual ajustado a una tasa y cobro de comisiones iguales en cada cuota.
  • Ley de Insolvencia y Reemprendimiento: en definición de chileatiende.cl, esto es “un procedimiento administrativo, gratuito y voluntario, cuya finalidad es la renegociación de las deudas de la persona deudora o la venta de sus bienes para el pago de sus deudas, en el que la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento (Superir) actúa como facilitadora de acuerdos entre el deudor y sus acreedores”.

¿Existe el endeudamiento responsable?

Claro que existe, pero se deben cumplir estos cinco requisitos:

  1. Pensar y repensar si es necesario comprar cierto producto o servicio a crédito o con un préstamo. Quizás puede esperar. En el caso de tomarlo, se debe revisar los gastos mensuales para ver si algo se puede disminuir o ajustar para asegurarse de pagar todo lo comprometido.
  2. Informarse a conciencia sobre los productos y servicios que se quieran comprar o contratar. Se debe realizar todas las preguntas necesarias, cotizar y comparar distintas alternativas antes de elegir. Además, es fundamental leer detalladamente los contratos antes de firmarlos y exigir que se cumpla todo lo comprometido.
  3. Entender la diferencia entre las tarjetas de crédito de casas comerciales y las de una entidad financiera, no da lo mismo cuáles ni cuántas tener. No solo hay que fijarse en el interés que cobran sino también el costo de mantención y uso de cada una.
  4. Hay que averiguar la Carga Anual Equivalente o CAE de cada alternativa, esta es un indicador (en %) que incluye los costos totales de usar una tarjeta de crédito, un crédito de consumo, etc. Al momento de comprar un producto hay que comparar las entidades que lo ofrecen y el que tenga la CAE más baja, será la más conveniente.
  5. Idealmente, hay que concentrar las compras en una sola tarjeta, así no se va a pagar costos extra por mantención y administración, entre otros.

Hay que tener presente que no es malo tener deudas, pero es necesario saber controlar su nivel y no sobrepasar el 50% de los ingresos mensuales.

 

Fuente: http://bit.ly/2YFS8Xd

¿Te interesa saber más sobre este programa de estudios?