Ago

01

Cambio climático y el impacto en los océanos

Cambio Climático en los Océanos

El problema ambiental más importante que está enfrentando la humanidad es el cambio climático que está afectando irremediablemente a nuestros mares y océanos y, como consecuencia, debilitando uno de los centros de mayor diversidad en el agua: los corales.

La alteración en las sustancias químicas del océano y las migraciones de animales marinos, son algunas de las consecuencias del aumento de la temperatura de nuestras aguas lo que, a su vez, impacta también a muchísimas especies que dependen del mar para vivir y alimentarse, incluidos los humanos.

Los corales aportan a la biodiversidad marina, siendo los principales sumideros de carbonato de calcio, tanto oceánico como planetario. Pero, ¿qué significa esto? Que absorbe el carbono de la atmósfera y ayuda a disminuir el CO2 del aire. Uno de sus exponentes insignes es la Gran Barrera de Coral, situada en el noreste de Australia, la que congrega 400 tipos de coral, 4.000 variedades de moluscos y 1.500 tipos de peces en sus 2.300 km. de extensión, y, por si esto fuera poco, aporta anualmente alrededor de 4.852 millones de dólares a las arcas de Australia y de Queensland.

Esta Gran Barrera comenzó a dañarse en los años 90, como consecuencia del calentamiento del agua y el aumento de su acidez, (por el alza de dióxido de carbono en la atmósfera). Este deterioro se llama blanqueo o blanqueamiento, fenómeno de debilitamiento que se traduce en una decoloración que da paso a la expulsión de las algas simbióticas que le dan color y nutrientes. Este fenómeno se puede revertir si el agua vuelve a enfriarse, pero si persiste, el coral irremediablemente muere.

Entre 2016 y 2017, 1.500 km. de este coral han sido afectados por el blanqueamiento, permaneciendo solo el tercio sur ileso.

Ecologistas en defensa del cambio climático

Son varias las organizaciones ecologistas que están peleando por este Patrimonio de la Humanidad desde 1981, pero es el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), con su filial en Australia, la que ha alertado de su posible desaparición, si es que Australia y Queensland no cumplen con los compromisos adquiridos ante la Unesco de ejecutar acciones para contrarrestar el cambio climático. A su vez, ambos gobiernos lanzaron el “Plan de Sustentabilidad a Largo Plazo 2050” que habla sobre una inversión de 2 billones de dólares durante los próximos 10 años para preservarla.

Fuente: http://bit.ly/2M7Tl3w