Procesos de Automaticación

Un estudio de McKinsey pronosticó que en Chile, 3.2 millones de empleos podrían ser reemplazados por sistemas automatizados en los próximos 20 a 40 años ¿será verdad que estamos en peligro de perder nuestros trabajos?

 

¿Qué es la automatización?

Es la revolución industrial 4.0 que tiene como fin desarrollar tecnologías que permitan que un robot o un programa computacional realice un trabajo que antes estaba a cargo de un humano. Esto lo hace de forma más rápida y eficiente y muchas veces, evitando posibles accidentes o peligros.

Pero no solo abarca nueva tecnología sino también desafíos para los profesionales y operarios. Esta era requiere que las personas estén más capacitadas y tengan las competencias ad hoc para desempeñarse en este escenario. Según Andrea Tokman, economista jefe de Quiñenco -quien expuso sobre la materia en Icare “IPoM: Coyuntura Económica y Perspectivas”- Chile es un país con los más altos índices de automatización de la OCDE, lo que se traduce en que el 65% de los empleos que hoy existen no estarán en dos o tres décadas.

 

Avances tecnológicos en el ámbito laboral

Los que llevan la delantera son:

  • Minería: muchos procesos han pasado de ser operados manualmente a ser teleoperados. Además, se está probando con la automatización y la robotización, y se están generando desarrollos para tener mayor fluidez en la comunicación e información. A todo esto le llaman minería inteligente, la cual ha ayudado a la eficiencia y la seguridad. Se pretende que los operarios no pierdan sus trabajos, sino que eleven sus capacidades y sean ellos los encargados de esta interacción a distancia.
    Finanzas: las fintech o Financial Technology, han proliferado con el objetivo de que a través de la tecnología, se automatice el análisis de una gran cantidad de datos provechosos para la industria y que sean mucho más accesibles y en tiempo real.

Los que están avanzando son:

  • Agropecuario: las condiciones climáticas han obligado a las empresas a comenzar a utilizar las nuevas tecnologías para ser más eficientes con el uso del agua y de las tierras, pero esto va a paso lento ya que la calificación de la fuerza laboral no es alta por lo que han tenido que elaborar un plan de inserción que abarque también a los niños.
  • Comercio: la logística es una de las áreas en la que la automatización se ha desarrollado más, también se está utilizando en la predicción de demanda y gestión de crédito. Por ahora la pérdida de empleo no se ha notado tanto, lo que sí está replanteando la industria es el giro hacia el ecommerce, que va en desmedro de la creación de tiendas físicas y la posibilidad de generar nuevos puestos, pero se prevé que quienes tengan las competencias para desarrollarse en lo digital, serán los más beneficiados.

Los más atrasados son:

  • Manufactura: este sector en los últimos 22 años ha bajado su aporte al PIB de un 15% a un 10%, al revés de la industria mundial que apunta a un 20% al 2020. Esto ha significado la pérdida de 250 mil empleos en ese tiempo. Algunos entendidos en la materia establecen que a pesar del desempleo que ha generado, también ha fomentado la especialización.
  • Construcción: aquí la mano de obra sigue predominando, aunque se están haciendo esfuerzos para incluir la tecnología sobre todo en la prefabricación.

 

¿Qué se espera para el futuro en los trabajos?

Se cree que esta revolución industrial 4.0 va a dejar varios heridos en el camino, sobre todo los que tienen trabajos catalogados como de alta rotación, como los empleados de baja calificación, los jóvenes sin experiencia y los adultos mayores que no estén digitalizados.

En el ámbito de las empresas se piensa que las pequeñas y medianas son las que se verán más afectadas.

 

Fuente: Diario Financiero

¿Te interesa saber más sobre los programas de estudios de Unab Online?