Autoaprendizaje

Los profesionales que cuentan con más herramientas y capacidades para enfrentar los desafíos laborales de estos tiempos, son los que más valoran las empresas. Es por eso que se vuelve vital que se puedan capacitar tanto por iniciativa propia o como parte de un plan de formación de su lugar de trabajo.

¿En qué se están capacitando los empleados?

Según un estudio realizado por Workmonitor de Randstad, consultora de Recursos Humanos, el 68% de los trabajadores en Chile se está capacitando en inteligencia artificial. Esto lo realizan debido a su propio interés y gestión, debido a que las empresas en las que laboran no cuenta con formación en este campo.

Estos números son decidores, y plantean que existen “empleados 3.0” quienes destacan por su versatilidad, siempre están apoyándose en las herramientas digitales para ser más productivos, no tienen problemas con los horarios flexibles, con el teletrabajo o con cumplir sus labores en cualquier parte, ya que las herramientas tecnológicas se lo permiten y las nubes son sus mejores amigos.

El valor de la proactividad laboral

Muchas veces hemos escuchado esta palabra o la hemos dicho pero ¿comprendemos de qué se trata ser proactivo laboralmente? Es estar siempre en búsqueda de soluciones y nuevas oportunidades en el trabajo, y tener la disposición de encarar los problemas previendo las consecuencias. Además, es estar siempre buscando innovación y nuevas herramientas que se puedan usar y así volverse más competitivos tanto en lo personal como en lo profesional.

Se dice que el ser proactivo está asociado al ser exitoso, ya que los profesionales que tienen un rol activo en su trabajo, tienden a destacar frente a sus superiores, se desempeñan mejor y cuentan con la habilidad para abordar las tareas con mayor facilidad, lo que los hace más productivos y los ayuda a crecer más rápido profesionalmente.

¿Cómo ser proactivo en el trabajo?

  1. Organización: esto es clave, es necesario aprender a priorizar las tareas para cumplir con los plazos, además de saber administrar el tiempo de manera eficaz.
  2. Ser positivo: Siempre hay que enfocarse en lo que se hace y no en lo que no se llegó a hacer. Hay que concentrarse en lo logrado, y cuando algo sale mal, hay que enfocarse en aprender de los errores, para no cometerlos dos veces.
  3. Participar siempre: es muy importante siempre estar entregando nuevas ideas e involucrarse en conversaciones o reuniones importantes, así es como se destacan los líderes de los seguidores. El comprometerse a entregar soluciones, por ejemplo, es sin duda un gran aporte.
  4. Solucionar problemas: Esto se relaciona mucho con lo dicho en el punto anterior, alguien proactivo siempre está buscando resolver problemas, reflexionando previamente para evitarlos y desarrollando planes para tener todo bajo control. Siempre hay que tener un plan de emergencia en caso de que surjan desafíos inesperados.
  5. Tomar decisiones: para lograrlo no hay que quedarse estancado en muchos detalles y tampoco esperar mucho tiempo para tomar una resolución o abordar un conflicto. Aunque no se esté 100% seguro de si es el camino correcto, el actuar rápido será una ventaja para arreglar las cosas en el caso de haberse equivocado. Es clave aprender a confiar en los instintos y en las habilidades.

 

Fuente :http://bit.ly/2YAxcRu

¿Te interesa saber más sobre este programa de estudios?